Los antropólogos han llegado a la conclusión de que han sido los avances en la comunicación los que nos han hecho humanos. Así, nuestra especie, el Homo sapiens sapiens, evolucionó a medida que sus formas de comunicación y sus lenguajes se iban haciendo más y más complejos.

Las comunicaciones, por lo tanto, han sido siempre una parte fundamental del ser humano y de las sociedades humanas como un todo. El ser humano es un animal político y social, y la interacción entre nuestros congéneres es fundamental para el desarrollo y bienestar de nuestra civilización.

Las telecomunicacionCommunicationses han permitido que la distancia cada vez pese menos en el mundo de hoy, ya que podemos estar en contacto constante con personas e instituciones alrededor del mundo, acercándonos así al concepto de “aldea global”, en el que personas de todos los lugares del planeta pueden confluir en un mismo objetivo.

Uno de los campos donde han impactado más las nuevas tecnologías es en la educación. Hoy en día ya no es imprescindible acudir presencialmente a una institución educativa para recibir formación, ya que esto se puede hacer desde la comodidad del hogar a través de Internet. En el futuro esto se volverá cada vez más común.

Lo mismo ocurre con el campo laboral. El trabajo en línea se expande cada vez más, e incluso ha comenzado a ser promovido por muchos gobiernos alrededor del mundo, ya que esta modalidad de trabajo suele resultar más amigable con el medio ambiente (no se generan gases contaminantes por transporte, hay menos personas en las calles por lo que se contamina menos, etc.).

Igualmente, las nuevas tecnologías han impactado mucho en el ámbito familiar. Hoy en día los jóvenes pueden consumir fácilmente información de diversa índole, y relacionarse con personas de otras latitudes, por lo que su círculo social se ha ampliado y la familia ocupa un espacio menos relevante que en épocas pasadas.

Sin duda, las telecomunicaciones han trastocado nuestras sociedades, para bien o para mal.