A medida que las distintas civilizaciones comenzaban a extenderse por territorios más y más amplios, se hizo necesario contar con un sistema organizado de comunicaciones, que coadyuvase en el control efectivo de estas áreas. La red de mensajeros de larga distancia, un sistema usado por muchas civilizaciones, es tal vez el método de telecomunicación más antiguo.

Otros métodos antiguos de comunicación remota eran las almenaras (especie de atalayas con señales de fuego) y las señales de humo. También, muchas civilizaciones antiguas, como la sumeria, la egipcia, la persa y la romana, contaron con un sistema de correo postal relativamente eficiente, que conectaba diversos puntos de las regiones que controlaban.

Sin embargo, cuando nos referimos a las telecomunicaciones solemos pensar en lo relativo a tecnologías más recientes, surgidas sobre todo desde finales del siglo XVIII y mediados del XIX. Un sistema de telégrafos ópticos relativamente eficaz se instaló en la Francia revolucionaria. En esos convulsos tiempos se necesitaba poder transmitir órdenes de forma rápida y efectiva. La red de telégrafos ópticos en Francia cubría unos 5.000 kilómetros y, al ser probada su eficacia, su uso se extendió rápidamente a otros países europeos.

El telégrafo eléctrico se desarrolló en la primera mitad del siglo XIX. En 1846 se fundó en IngThe electric telegraphlaterra la Electric Telegraph Company, antecesora de la British Telecom, y para 1852 ya se habían instalado 6.500 km de líneas telegráficas en ese país. Para 1866 se había extendido el uso de este aparato en los Estados Unidos, abarcando más de 120.00 km.

A partir del telégrafo la tecnología se fue desarrollando hasta dar con el invento del teléfono y de la radio. Desde mediados del siglo XIX aparecieron los primeros aparatos que podríamos llamar teléfonos, pero no fue sino hasta la década de 1870 que comenzaron a ganar cierto auge, principalmente en los Estados Unidos.

Aunque hubo predecesores, fue el italiano Guillermo Marconi quien diseñó y patentó el primer aparato de radio, en 1895. Por otra parte, entre 1930 y 1936 se efectuaron las primeras transmisiones públicas de televisión en Francia, Inglaterra y Estados Unidos.