Impacto de las telecomunicaciones en el cuidado de la salud

Las telecomunicaciones y las tecnologías de la información han supuesto una gran herramienta para las ciencias de la salud. Con la irrupción del Internet, la telemedicina se ha puesto en boga en los últimos años, ayudando a tratar y sanar a una inmensa cantidad de pacientes sin la necesidad de que los médicos estén presentes físicamente en el lugar donde está el enfermo.

Los cuidados sanitarios informatizados incluyen el uso de bases de datos de pacientes (historiales) de forma electrónica, lo que permite la consulta, edición e intercambio de esa información de forma más expedita. Además, la telemedicina permite la ejecución de todas aquellas pruebas físicas y psicológicas que no requieran la presencia física del especialista.

Las telecomunicaciones también permiten educar en línea a los interesados en adquirir destrezas médicas, así como la difusión masiva de información sobre prevención y control de enfermedades.

Tal vez el ejemplo más impresionante de tecnologías de información aplicadas a las ciencias de la salud sea la cirugía robotizada, que incluye la cirugía a control remoto, la cirugía mínimamente intelecommunications in health carevasiva, y la cirugía sin intervención humana. Este método ofrece múltiples ventajas, tales como mayor precisión, miniaturización, incisiones más pequeñas, menor pérdida sanguínea, reducción del dolor y menor tiempo de recuperación tras la operación.

Pero si bien las nuevas tecnologías han supuesto formidables avances para las ciencias de la salud, también han traído algunas preocupaciones. Las antenas de telefonía móvil han proliferado en campos y ciudades, pero su instalación no ha sido regulada para evitar los efectos secundarios que pueden generar sus emisiones de microondas pulsátiles. Además, se sabe de los efectos perniciosos que puede tener la exposición continuada a las ondas electromagnéticas de móviles, tablets u ordenadores, sobre todo antes de dormir.

Por último, no podemos menospreciar el daño psico-social que puede causar en los más jóvenes el uso excesivo de los artefactos tecnológicos, pudiendo llegar a producir dependencia dañina y aislamiento social.