La evolución de las telecomunicaciones

Desde la antigüedad, el hombre tuvo que inventar sistemas para comunicarse a largas distancias. En un principio se usaron redes de hogueras, señales de humo y, por supuesto, correo postal. Por muchos siglos, el correo postal fue el medio más usado para transmitir mensajes. En la mayor parte del mundo los mensajeros se movilizaban de un punto a otro a caballo, pero en la América precolombina normalmente se usaban redes de mensajeros que iban a pie.

No fue sino hasta el siglo XVIII que se popularizó en Francia el telégrafo óptico. La monarquía francesa de entonces necesitaba un sistema de comunicación más rápido y eficaz, que le permitiese controlar sus territorios y sofocar rápidamente cualquier alteración del orden. El telégrafo óptico no era un solo aparato, sino que se apoyaba en toda una red de torres, que colocaban una especie de vara en diferentes posiciones. Cada una representaba una letra del alfabeto en particular, o códigos que eran conocidos sólo por los operarios de las torres. Estas estructuras no debían estar separadas por más de 10 kilómetros, y se podían ver las señales de una a otra gracias a los avances que hubo en el desarrollo de instrumentos ópticos como los telescopios.

A mediados del siglo XIX, con los nuevos conocimientos en electricidad, se desarrolló el telégrafo eléctrico, que utilizaba señales de este tipo para transmitir y recibir mensajes cifrados, particularmente en código morse. En la década de 1870 se inventó el teléfono, aparato que transmite señales acústicas usando la electricidad.

Un gran salto se produjo a finales del siglo XIX y principios del XX con el desarrollo de la radiodifusión y la televisión. Para la década de 1940 ya se habían popularizado ambos sistemas.

radar technologyDurante la Segunda Guerra Mundial se desarrolla la tecnología del radar y los cables coaxiales, que transmiten ondas de mayor longitud (microondas), las cuales permitieron grandes anchuras de banda para transmitir cientos de comunicaciones telefónicas y de televisión.

Los satélites artificiales comenzaron a orbitar la Tierra en la década de 1960. El Internet, por su parte, se popularizó a partir de 1990.